Saltar al contenido

Beneficios y propiedades medicinales de la Eufrasia

La eufrasia (Euphrasia officinalis) es una planta anual perteneciente a la familia de las escrofulariáceas que crece entre 5 y 30 cm. Se encuentra en regiones montañosas (praderas y bosques) de Europa y América. Tienen los tallos erguidos y ramificados, con un color rojizo, mientras que las hojas son nerviadas y de bordes con lóbulos poco marcados, dentados. Florece en forma de espigas pequeñas y poco densas. Las flores son pequeñas, de un color blanquecino con rayas azules o violáceas y con manchas amarillas. Con respecto al fruto, es una cápsula ovoide y aplanada. La eufrasia florece dos veces al año, en primavera y en otoño. Se utiliza la planta entera. Su sabor es amargo.

Esta planta medicinal contiene numerosos beneficios para la salud, en especial para el cuidado de los ojos. Existe constancia de su uso para tratar las dolencias oculares desde la Edad Media. Desde entonces se ha utilizado para la conjuntivitis, la blefaritis, la queratitis y el lagrimeo ocular, entre otros. Todo es gracias a sus propiedades antisépticas, antiinflamatorias y astringentes, así como a su contenido en ácidos fenólicos, flavonoides, vitamina A y C, taninos, glucósidos aucubina e aceites esenciales.

Descubre sus propiedades, sus beneficios, cómo usarla y sus principales contraindicaciones.

Eufrasia

Propiedades medicinales de la eufrasia

  • Astringentes
  • Antiinflamatorias
  • Anticatarral
  • Calmante
  • Tónica
  • Antiséptica
  • Cicatrizante
  • Estimular el apetito
  • Digestiones pesadas

Beneficios de la eufrasia

La eufrasia es un excelente remedio natural para el cuidado de nuestros ojos. Es beneficiosa para tratar algunas afecciones oculares como conjuntivitis, blefaritis (inflamación de los párpados), queratitis superficial (inflamación de la córnea), ojos legañosos, lagrimeo, sequedad ocular o escozor. También se puede utilizar para aliviar los ojos cansados, para casos de hipersensibilidad ocular a la luz, para aliviar las molestias de la rinitis alérgica (polen, ácaros, polvo o humo) o para los orzuelos. En resumen, la eufrasia reducirá las inflamaciones oculares y atacará los focos infecciosos de los virus o bacterias manteniendo así nuestros ojos sanos y en perfecto estado. Además, aliviará las molestias derivadas del uso de las lentes de contacto.

Más allá del cuidado ocular, esta planta medicinal tiene otros beneficios y usos para la salud. Es una gran aliada para tratar las digestiones pesadas y estimular el apetito. Asimismo, combate infecciones de oído y bucales como la estomatitis (inflamación de las mucosas bucales) y la faringitis.

Gracias a sus propiedades anticatarrales, la eufrasia también es efectiva para combatir la rinitis, catarros o sinusitis.

Por último, aplicada de forma externa, detiene las hemorragias cutáneas, limpia las heridas y ayuda a su cicatrización. Asimismo, alivia las irritaciones y el enrojecimiento de la piel. De hecho, debido a sus propiedades suavizantes, la eufrasia está presente en muchos cosméticos como tónicos, agua refrescantes o sueros.

Eufrasia planta medicinal

Cómo usar la eufrasia

Las propiedades y beneficios de la eufrasia se pueden obtener de dos formas: mediante el uso interno o mediante el uso externo. Comencemos por el cuidado de los ojos. En caso de conjuntivitis, blefaritis, inflamación de parpados, orzuelos, ojos llorosos…, se deberá aplicar de forma externa. Para ello habrá que preparar una infusión. Pon a cocer 40 gramos de la planta seca por litro de agua. Una vez reparada, habrá que esperar un rato a que se enfríe o temple para hacer los lavados oculares.

Los lavados oculares se deben hacer sobre todo por la mañana. Se debe inclinar la cabeza hacia un lado y dejar caer el líquido con la ayuda de un algodón o gasa desde la sien hasta la nariz. Otra opción es mojar una compresa -algodón, gasa o muselina, escurrir un poco y colocarlo sobre los ojos durante 15 minutos. Deberás repetirlo varias veces al día, por ejemplo, por la mañana y por la noche.

En la farmacia también podrás encontrar colirios a base de eufrasia, muy útiles para tratar la conjuntivitis. Se deberá aplicar entre 5-10 gotas en cada ojo, 4 veces al día.

Más allá del cuidado ocular, la eufrasia se puede usar de forma externa para las afecciones bucofaríngeas. Habrá que preparar una infusión y después hacer gárgaras o enjuagues bucales con ella.Si tienes rinitis, tendrás que hacer irrigaciones nasales con la infusión.

En cuanto a su uso interior, existen tres formas. En primer lugar, mediante infusión. Habrá que echar una cucharada de postre por taza. Una vez calentada el agua, dejar reposar 10 minutos y colar. Tomar tres infusiones al día, mejor después de las comidas. Te ayudará a aliviar y prevenir las digestiones pesadas. En segundo lugar, mediante extracto fluido. Entre 30-50 gotas de una a tres veces al día. Por último, en tintura. Entre 50-100 gotas dos o tres veces al día.

Contraindicaciones de la eufrasia

Utilizada en la dosis y en la forma aconsejada, no presenta riesgo. A pesar de ello, la eufrasia está contraindicada para mujeres embarazadas o durante el periodo de lactancia.

Tampoco se recomienda a personas diabéticas ni en niños o pacientes que han tenido cataratas, trasplante de córnea, cirugía ocular con láser u otros tratamientos oculares. En todos estos casos, se debe consultar al médico o al farmacéutico antes de usar la eufrasia.