PROTECTOR SOLAR FACIAL

PROTECTOR SOLAR FACIAL

PROTECTOR FACIAL

Cuidar la piel del rostro es tan importante como la del resto del cuerpo, más si cabe cuando se trata de protegerla de los efectos nocivos de los rayos solares, que inciden sobre ella tanto en invierno como en verano, aunque es en esta época, la estival, cuando se vuelve mucho más importante aumentar el uso de protectores solares faciales, para evitar la aparición de manchas, así como de otros problemas mayores. Elige el protector facial que más te conviene, según tus necesidades y tu tipo de piel.

Productos 1 a 24 de 169 totales

por página

Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5

Productos 1 a 24 de 169 totales

por página

Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5

Crema solar de cara

 

Muchas veces nos hemos preguntado en qué tenemos que fijarnos a la hora de elegir una buena crema solar de cara, un buen protector solar facial. Muchas veces elegimos uno u otro en función de si tiene color o no, con el que poder cubrir y disimular imperfecciones; también es otro motivo de decisión el que tenga propiedades antiedad o hidratantes, con lo que podamos suplir así el uso de otra crema facial nutritiva (esto es un error, pues el uso de crema solar nunca puede suponer la eliminación del uso de una crema hidratante diaria); etc.

 

Pero sin duda, a la hora de elegir cuál ha de ser nuestro protector facial debemos fijarnos, principalmente, en una cosa: que proteja ante la radiación solar, que tenga un alto factor de protección que cumpla con su cometido.

 

Después de esto, ya debemos elegir según el tipo de piel que tengamos (seca, normal, mixta o grasa), por lo que podremos elegir entre cremas más concentradas, hidratantes, o más fluidas. Para una piel seca o muy seca, nos declinaremos por cremas más nutritivas, incluso con manteca de karité. Y en el caso de una crema grasa o con tendencia acneica, nos declinaremos por una crema fluida, oil free y matificante.

 

¿Cómo proteger la cara del sol?

 

El uso de una crema solar facial puede complementarse con el uso de gafas de sol y otros parasoles, como un sombrero. Hay que tener en cuenta que los ojos sufren tanto como la piel, por lo que es necesario protegerlos con unas buenas lentes.

 

Un SPF de 50 es lo óptimo para proteger de los rayos UVA y UVB, sobre todo en épocas donde el sol incide con mayor fuerza, como es el verano. Las texturas ligeras son las preferidas por los usuarios, así como las cremas resistentes al agua.

 

Estos protectores solares faciales deben extenderse por rostro y escote. Es recomendable aplicarlas al menos media hora antes de la exposición solar y volver a aplicarlas pasadas dos horas, así como después del baño.